Riesgos de la cosmética casera

¿Cuántas veces te has hecho tú misma una mascarilla facial porque es más natural? Puede que sea un hábito que debas cambiar o que debas plantearte de otra forma. Hay productos que, aunque sean naturales, pueden estar dañando tu piel sin que te des cuenta.

Hemos hablado con Pedro Catalá, fundador de Twelve Beauty, farmacéutico y cosmetólogo, y nos ha alertado de que “lo natural no es sinónimo de seguro”.

En primer lugar tenemos que tener en cuenta que la piel es la capa protectora de nuestro cuerpo y que, si lo que queremos es reforzarla, hay que tener en cuidado con lo que le aplicamos.

Hacerse un peeling facial con un puñado de azúcar y medio yogur no es un gesto tan inofensivo como pueda parecer. “Toda aquella mezcla que lleve azúcar provoca arañazos microscópicos sobre la piel y daña la barrera protectora” cuenta el cosmetólogo.

La clara de huevo también es un elemento muy recurrente en la cosmética casera debido a su efecto tensor, pero Catalá nos advierte de que “se nos olvida que en la clara cruda se puede encontrar la bacteria responsable de la salmonela. Si ésta entra en contacto con las mucosas o es ingerida accidentalmente, las consecuencias podrían ser nefastas”.

Además, hay muchos alimentos que son el escenario perfecto para la proliferación de microbios y bacterias; como la miel o incluso el agua. “Cuanto más agua lleve nuestra receta, más probabilidades habrá de que presente contaminación microbiana”.

Recomendaciones de Pedro Catalá.

La fórmula ideal de una mascarilla facial hidratante…

“Si la base es de arcilla, como la mayoría, debe llevar ingredientes que contrarresten el efecto astringente que suele provocar tirantez, como por ejemplo extractos de pepino, aloe, aceites de aguacate o jojoba, ácido hialurónico, manteca de karité, miel, provitamina B5 o incluso copos de avena. De esta manera garantizamos hidratación inmediata”

Para las pieles jóvenes lo mejor es…

“Huir de jabones o productos con espuma para la limpieza ya que tienden a secar y desproteger la piel. Al mismo tiempo no hay que tener miedo de formulas ricas, en muchos casos la piel con acné esta pidiendo a gritos hidratación y nutrición, incluso aceites como el de argán o girasol que funcionan muy bien sobre pieles mixtas y grasas”

La fórmula de un exfoliante DIY que recomendaría sería…

“Yo mezclaría corteza de limón rallada con una crema limpiadora, la acción mecánica y de fricción de la corteza junto a un pH ligeramente acido, hacen que la limpieza sea mas profunda”

Además, las condiciones higiénicas que podemos encontrar en un laboratorio no están en nuestra cocina, “para formular y mezclar se requiere que todos los instrumentos estén completamente desinfectados para reducir el riesgo de contaminación. Se pueden utilizar guantes y limpiar con alcohol etílico cada herramienta que se vaya a manipular. Pero por mucho cuidado que se tenga, siempre habría que recurrir a un conservante para mantener nuestra receta estable en el tiempo”.

Seguro que después de leer nuestro artículo te lo piensas dos veces antes de hacerte tú misma una crema facial o una mascarilla hidratante.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *